Beneficios del oro en la cosmética

Los beneficios del oro en la cosmética se están popularizando en la actualidad. Sin embargo, este recurso ha sido utilizado desde la antigüedad por chinos, romanos y egipcios para mejorar la salud y belleza de la piel. El caso más famoso es el de la última reina del antiguo Egipto, Cleopatra, que utilizaba oro prensado como máscara facial, durante todas las noches, para preservar su aspecto más juvenil.

También en la antigua Roma, los beneficios del oro en el cuidado de la piel eran la referencia para el tratamiento de una variedad de problemas cutáneos. Igualmente, también se consideró la clave de la juventud en la medicina china antigua. Los médicos de la casa imperial preparaban tratamientos áureos para la piel y el cutis de la reina de la dinastía Qin.

Si bien la idea de que las antiguas civilizaciones utilizaran oro para mejorar el aspecto de la piel es cautivadora, ¿cómo se utiliza hoy en día? Además de ser un ingrediente que logra un efecto radiante en la piel, el oro es beneficioso en muchos otros sentidos: ralentiza el agotamiento del colágeno, aumenta la elasticidad de la piel, disminuye las manchas y equipara el color la piel, estimula las células cutáneas, reafirma la epidermis, mejora la circulación sanguínea y previene el envejecimiento prematuro y las arrugas.

Detallamos algunos de los principales beneficios del oro como ingrediente en los productos cosméticos:

Principales Beneficios del oro en la cosmética

 

-          Ralentiza el agotamiento del colágeno

El colágeno es la proteína cutánea formada por tejido conectivo que se produce naturalmente en nuestro cuerpo y es el responsable de mantener la piel flexible, suave e iluminada. El nivel de colágeno en el organismo comienza su proceso de agotamiento a partir de los 25 años, cuando notamos los primeros cambios en la piel. El cuidado de la piel con cosméticos que contienen oro en sus fórmulas contribuye a disminuir el agotamiento del nivel de colágeno en las células cutáneas y combatir así las arrugas, líneas de expresión y aumentar la elasticidad natural de la piel.

-          Estimula las células de la piel

Los iones presentes en el oro ayudan a estimular las células, los nervios y las venas de nuestro cuerpo, lo que se traduce en una mejor circulación sanguínea. Este hecho conlleva a un aumento del metabolismo de las células cutáneas y la secreción de desechos, lo que a su vez repercute en una piel más enérgica y saludable, con más flexibilidad y luminosidad.

-          Disminuye la producción de melanina

La exposición solar es una actividad que acelera los procesos de envejecimiento cutáneos. La síntesis de melanina incitada por la radiación solar es responsable de nuestro bronceado pero también de las manchas y diferencias de coloración. El oro contenido en determinadas fórmulas cosméticas es capaz de inhibir la producción de melanina, reduciendo la hiperpigmentación, las manchas oscuras y previniendo la reducción de colágeno causada por el fotoenvejecimiento.

-          Reduce la inflamación de la piel

El oro tiene propiedades antibacterianas y antiinflamatorias que ayudan a que la piel se oxigene para la renovación de las células. Su uso sirve para tratar las úlceras y otros trastornos inflamatorios de la piel ya que se ha demostrado su eficacia para activar directamente la respuesta de proteínas incorporada en nuestro sistema inmune, a la vez que calma la inflamación y funciona como un antioxidante.

-          Promueve una piel radiante

El oro ayuda a mejorar la circulación de la sangre, por lo tanto, ayuda a hidratar y mantener el nivel de humedad de la piel. Las pequeñas partículas del oro coloidal que se absorben en la piel, imparten brillo y promueven una piel luminosa y radiante.

El oro es un precioso oligoelemento que proporciona numerosos beneficios cuando es añadido en las formulaciones cosméticas. La línea ORO de Q77+ dispone de tres productos formulados con la base de oro coloidal de 24 quilates: GOLD REGENERATION CREAM, GOLD BOOSTER MASK y GOLD PEEL OFF MASK. Pruébalos y detendrás el proceso de envejecimiento cutáneo de la forma más sencilla, con la regeneración celular de tu piel en profundidad.