EL ÁCIDO ALFA LIPOICO: LA ENERGÍA REGENERADORA DEL FACTOR 77

Cuando escuchas el nombre "ácido alfa lipoico", ¿te suena familiar, pero no sabes muy bien de qué se trata? Pues bien, no eres el único. El Ácido Alfa Lipoico (ALA) es un antioxidante altamente versátil que se encuentra en todas y cada una de nuestras células y además es sintetizado por animales y plantas. Interviene a nivel mitocondrial en el proceso de convertir la glucosa en combustible disponible por el organismo (metabolismo energético), por lo que podemos definir la siguiente igualdad:

ALA = ENERGÍA

Todos necesitamos energía, especialmente energía celular. La energía celular es el poder detrás de cada acción individual dentro del cuerpo humano, incluido el movimiento muscular, la generación de nuevas células, la curación de heridas e incluso las acciones del pensamiento.

El suministro de energía celular del cuerpo se inicia en las mitocondrias de las células. Hay miles de mitocondrias en la mayoría de las células eucarióticas (células con núcleo) dentro del cuerpo, y están constantemente creando energía a través de un proceso conocido como el Ciclo de Krebs. El ALA es un factor de vital importancia para dos reacciones enzimáticas clave dentro de este ciclo. En otras palabras, sin ácido a-lipoico no es posible la transformación de energía celular y, sin energía celular, la vida no es posible.

Acción antioxidante

El ALA es un antioxidante único debido a su versatilidad: es soluble en grasas y en agua, por lo que tiene un efecto en todo el organismo humano y es más eficaz que muchas vitaminas. También es un agente antiinflamatorio superior ya que puede penetrar en todas las partes de la célula. Dentro de ella, se descompone en ácido dihidrolipoico, que es considerado como un neutralizador de radicales libres aún más poderoso, capaz de reducir el impacto proporcionado por interferencias externas.

Debido a que es soluble en grasas y en agua, es efectivo contra una gama mucho más amplia de radicales libres que otros antioxidantes como la vitamina C (solo soluble en agua) o la vitamina E (solo soluble en grasas). Es por eso que tomar suplementos de este ácido ha demostrado ser un tratamiento muy eficaz contra muchas deficiencias de distinto origen.

Como consecuencia de sus propiedades únicas y universales, el ALA actúa de manera efectiva en todas las regiones del cuerpo humano, mientras que otros antioxidantes solo pueden proteger áreas más concretas. El aumento de los niveles de ALA regenera el ácido ascórbico (vitamina C) de su forma oxidada, aumentando así los niveles de vitamina C celular. Del mismo modo, actúa en contra de la oxidación de la vitamina E, promoviendo su regeneración y reequilibrio en el organismo.

Acción efectiva de aumento del glutatión

Hay muchas razones que demuestran que el antioxidante más importante para la salud general y la longevidad de nuestro cuerpo es el glutatión. Desafortunadamente, tomar suplementos con glutatión ha demostrado no ser efectivo debido a la mala absorción y porque no tiene capacidad para acumularse en nuestro cerebro. Sin embargo, el ácido a-lipoico ha manifestado una excelente capacidad para aumentar los niveles de glutatión intracelular. De hecho, se considera la forma más efectiva de aumentar este crítico antioxidante.

Acción detoxificante y quelante de metales pesados

El ácido alfa lipoico es considerado como uno de los medios de desintoxicación más efectivos, ya que puede reducir la toxicidad química en los tejidos y contrarrestar los posteriores cambios de estrés oxidativo. Funciona como quelante (eliminador) de minerales tóxicos y metales pesados ​​(como plomo o mercurio) de nuestro organismo.

Acción reguladora de glucosa en sangre

Otra característica importante del ALA es su efecto sobre la insulina y el uso del azúcar en sangre (glucosa) del organismo. Múltiples estudios controlados con placebo han demostrado que consumir ALA diariamente mejora la sensibilidad a la insulina y la transformación de glucosa, lo que en última instancia conduce a niveles saludables de azúcar en sangre. El ácido alfa lipoico también ayuda a prevenir los problemas asociados con los niveles de azúcar en sangre no saludables, específicamente en el sistema vascular y en los riñones. Investigaciones recientes indican que esta capacidad es debida a que el ácido puede proteger el revestimiento interno de los vasos sanguíneos (el endotelio) del daño causado por el estrés oxidativo.

 

Acción promotora de una piel saludable  

Al mantener los niveles normales de azúcar en sangre, el ALA también reduce el proceso de glicación en el que las proteínas reaccionan con el exceso de azúcar y se produce un efecto nocivo que se compara con el daño oxidativo provocado por los radicales libres. De esta forma, esta sustancia ayuda a nuestro cuerpo a ralentizar el proceso de envejecimiento y también ofrece un beneficio significativo para mejorar la condición de nuestra piel. Este efecto se explica porque al aumentar el glutatión, el ALA previene la glicación (el daño de los radicales libres causado por los efectos tóxicos del azúcar) y los enlaces entrecruzados de colágeno: cuando éstos se vuelven rígidos e inflexibles, se producen arrugas y rigidez en la piel.

Acción de soporte en el sistema nervioso y cerebral

Nuestro cuerpo siempre está experimentando lo que se conoce como daño oxidativo causado por radicales libres. Este daño se produce cuando nuestro organismo no puede desintoxicarse y neutralizar el efecto nocivo de los radicales libres a un ritmo apropiado, y cuando está expuesto a demasiados factores dañinos e inflamaciones. El ácido a-lipoico, sin embargo, es capaz de reducir el daño causado por los radicales libres e incluso aumentar las tasas de regeneración nerviosa, por lo que puede ayudar en las lesiones del sistema nervioso. Dado que ha demostrado habilidades neuroprotectoras, siendo muy eficaz en la mejora del flujo sanguíneo hacia los nervios periféricos y estimulando la regeneración de las fibras nerviosas, se utiliza en el tratamiento de la esclerosis múltiple (EM), la enfermedad de Parkinson o el Alzheimer.

Acción reductora

Este ácido graso tiene además un efecto sobre el modo de digestión de nuestros alimentos y la regulación de la acumulación de grasas. Varios estudios manifiestan que las personas con sobrepeso que consumen suplementos con ALA consiguen una reducción de peso debida a la energía celular. Al apoyar la transformación de energía dentro de las células, el ácido alfa lipoico ayuda a estimular a nuestro organismo a asimilar moléculas procedentes de alimentos más rápidamente y quemar el exceso de calorías de las grasas.

Kim M., Park J., Namkoong C., Jang P., Ryu J., Song H., Yun J., Namgoong I., Ha J., Park I, Lee I, Violett B., Youn J., Lee H., Lee K. Anti-obesity effects of alpha-lipoic acid mediated by suppression of hypothalamic amp-activated protein kinase. Nat Med. 2004 Jun 13

Acción rejuvenecedora y energizante

Los científicos han descubierto que el ácido alfa lipoico incrementa las células musculares de la energía, lo que permite llevar un estilo de vida más activo. De acuerdo con un estudio realizado en el Instituto de Investigación de la Universidad de California en Berkeley, el ácido alfa lipoico impone un enorme efecto energizante y rejuvenecedor, mejorando no solo la memoria sino también aportando mucha más energía.

Suplementos

Teniendo en cuenta todos los posibles beneficios mencionados de este poderoso ácido graso, no cabe duda de que debe considerarse como uno de los suplementos dietéticos más importantes para cualquiera que aspire a desacelerar el proceso de envejecimiento, aumentar su energía, proteger y fortalecer el sistema nervioso y mantener niveles saludables de glucosa en sangre y metabolismo. Por este motivo Q77+ te ofrece la mejor forma de conseguir este equilibrio en tu organismo, con los REGENERATOR COMPRIMIDOS. Estos suplementos nutricionales te ayudarán a evitar el decaimiento, mitigar las astenias típicas de los cambios estacionales, renovar la vitalidad de tu cuerpo, ya sea física o mentalmente, así como evitar las arrugas y la flacidez.

 

  

El ácido alfa lipoico combinado con la coenzima Q10, otro poderoso antioxidante presente integralmente en nuestro sistema celular, forman el extraordinario Factor 77, del cual surge Q77+ para brindar los mejores productos formulados cuidadosamente para satisfacer y cubrir las deficiencias provocadas por nuestro día a día. El Factor 77 aporta una mayor actividad de la fórmula, potenciándola y consiguiendo de este modo que cada uno de sus componentes ofrezca aún más eficacia de la que poseen por sí mismos.