LOS BENEFICIOS DE EXFOLIAR LA PIEL ANTES DE TOMAR EL SOL

¿Qué es la exfoliación?

La exfoliación es la eliminación de las células muertas que residen en la superficie de la epidermis para revelar la piel más joven y nueva debajo de ella. El proceso natural de renovación dérmica implica el desprendimiento de las células muertas tras dos o tres semanas. La exfoliación de la piel es una de las acciones más importantes en la rutina de cuidado cutáneo, ya sea facial o corporal, porque desatasca los poros, limpia la piel y evita que aparezcan brotes de acné al eliminar las bacterias e impurezas presentes.

Esta acción es todavía más importante como fase previa a una sesión de bronceado. Al exfoliar antes tomar el sol, se eliminan las células muertas de la epidermis y se prepara la piel como una base excelente para obtener el mejor moreno. De este modo, se asegura que el bronceado se aplica de manera uniforme, perdurando más en el tiempo.

¿Cómo y cuándo exfoliar la piel?

El proceso de exfoliación se realiza normalmente en la ducha o la bañera, con la ayuda de un buen agente exfoliante, ya sea mecánico, enzimático o químico. Es importante escoger un exfoliante distinto en función de si queremos exfoliar la piel corporal o facial. La diferencia reside en el grosor de las partículas. Para el rostro tienen un tamaño de partícula mucho más fino y son más delicados con la piel, mientras que los exfoliantes corporales son de grano más grueso.

En cuanto a la exfoliación de la piel facial, si te decides por un exfoliante mecánico, la mejor opción es una mascarilla tipo peel off para despegar las células muertas. La MASCARILLA REAFIRMANTE GOLD PEEL OFF de Q77+ es sin lugar a dudas la opción más efectiva al estar basada en una excelente técnica que logra reafirmar la piel, despegar las células muertas y, al mismo tiempo, aportar una dosis de humedad para reducir arrugas y líneas de expresión, consiguiendo una piel más limpia, suave, uniforme y luminosa.

                               

 

El modo de empleo puedes consultarlo haciendo clic aquí.

Con la piel corporal húmeda, puedes iniciar la aplicación del exfoliante. Si la piel está mojada, el mismo exfoliante se esparce más fácilmente sin causar ningún daño. La forma más adecuada es hacer suaves movimientos circulares de manera ascendente para, además de eliminar las células muertas, estimular la circulación. Es importante no ejercer demasiada presión ya que el exfoliante por si solo ya consigue eliminar las impurezas sin que sea necesario restregar con fuerza.

Aunque el resultado es agradable, no es recomendable exfoliar el cuerpo o la cara más de una vez por semana, ya que podría irritar la piel. Del mismo modo, no es conveniente exfoliar la piel si ésta ha sufrido quemaduras solares o algún tipo de dermatitis.

Una vez terminada la exfoliación mediante el suave masaje, se puede retirar el producto sin necesidad de dejarlo durante un periodo de tiempo en la piel.

Después de la fase de exfoliación es el momento ideal para aplicar sobre la piel exfoliada tu crema hidratante de uso habitual. Para la piel facial recomendamos el uso de la GOLD REGENERATION CREAM para pieles más maduras y la CREMA HIDRATANTE REGENERADORA para pieles más jóvenes. Ambos son productos de Q77+ y contienen fórmulas muy ricas e ideales para mantener la piel hidratada y luminosa. Tras la aplicación de la crema, observarás que la dermis absorbe mucho más rápido todos los nutrientes contenidos en la formulación, obteniendo de este modo el máximo beneficio

Con todo este proceso de exfoliación no solo eliminarás las células muertas de la piel, sino que liberarás las toxinas, acentuarás la prevención del envejecimiento cutáneo y favorecerás una mejor oxigenación dérmica. Con este proceso tendrás la piel preparada para tomar el sol de la forma más eficiente.

Beneficios de exfoliar la piel antes de la sesión de bronceado

Exfoliar la piel antes de tomar el sol mejora significativamente la calidad del bronceado y hace que la piel luzca suave y brillante. Esto es debido a que, al excluir las células muertas con el proceso de exfoliación, se consigue que el bronceado perdure más en el tiempo, ya que los rayos UV incidirán directamente sobre las células nuevas, que conservarán el color hasta que mueran y se desprendan de la piel.

Además, el bronceado es más intenso y totalmente uniforme, sin exponerse al peligro de la aparición de manchas solares u otras imperfecciones. Eso sí, es de vital importancia utilizar una crema solar con SPF para evitar quemarse con los rayos del sol, ya que, al haberse desprendido las capas más externas, la piel está más susceptible a ser afectada por los rayos UV.

En definitiva, exfoliar la piel antes del bronceado es sin lugar a duda una de las formas de obtener el moreno más duradero, uniforme e intenso. Si no se exfolia, la piel muerta se broncea primero y se va de forma más rápida cuando se desprende esta capa. Complementando el procedimiento de exfoliación con productos Q77+ asegurarás el bronceado más duradero y eficiente y de la forma más cómoda y saludable.