VITAMINA A, C y K

Hace relativamente pocos años que empezamos a estudiar y conocer las específicas funciones que realizan las sustancias que contiene nuestro cuerpo y fue desde entonces cuando empezamos a ser conscientes de la importancia de cuidar la dieta. Lo que consumimos tiene un efecto realmente vital sobre nuestro organismo, y tiene mucho que ver con las vitaminas que contiene: nuestra piel necesita una buena combinación de vitaminas para realizar las imprescindibles funciones metabólicas. Sin embargo, entre muchas de estas sustancias, existen algunas que son claramente prioritarias para la salud de nuestra piel.

Las tres vitaminas principales para la epidermis son:

-  Vitamina A: renueva las células dérmicas.

-  Vitamina C: antioxidante crucial que aumenta la síntesis de colágeno.

-  Vitamina K: repara y calma la piel.

Vitamina A       

La Vitamina A, también conocida como retinol, es reconocida por   ser una sustancia realmenteprotectora de la piel. Es esencial para el mantenimiento de la epidermis; por un lado, aumenta la síntesis de colágeno, apoyando la estructura cutánea subyacente. También reduce la pigmentación y controla la producción de sebo en algunas zonas. De este modo, ayuda a prevenir la aparición de acné y de sequedad en la piel, a la vez que reduce las líneas de expresión y las arrugas. Por este motivo, no es de extrañar que tenga una gran reputación en tratamientos integrales antienvejecimiento. El síntoma más significativo de deficiencia de vitamina A es una piel seca y escamosa en la tez

Vitamina C

La Vitamina C, también conocida como ácido ascórbico, se encuentra en elevados niveles en la epidermis (la capa más externa de la piel) y en la dermis (la capa subyacente). Es un excelente antioxidante y juega un papel muy importante en la producción de colágeno, al estimular las fibras que participan en la obtención de una piel tersa, suave y con un aspecto más juvenil. Además, tiene grandes propiedades en la protección contra los rayos UV, resguardando la piel de los peores efectos solares dañinos y del envejecimiento prematuro. Mientras protege y repara nuestra piel, la Vitamina C también elimina los radicales libres que desencadenan arrugas, flacidez y otras imperfecciones.

Vitamina K

El fundamental trabajo de la Vitamina K es el de facilitar la coagulación de la sangre, ayudando a nuestro cuerpo a recuperarse de daños físicos como cortes, incisiones y hematomas. Del mismo modo, también es un factor importante en la recuperación de afecciones de la piel como estrías, varices, cicatrices, manchas oscuras y especialmente bolsas y ojeras. Obtener los niveles adecuados de Vitamina K repercute en una piel visiblemente más joven, saludable y firme. Cuando se combina con el impulso de colágeno que proporcionan las Vitaminas A y C, la piel de alrededor de los ojos aumenta su grosor, lo que reduce significativamente las ojeras.

En general, disponer de un equilibrio de vitaminas en el cuerpo protege contra las manchas oscuras, las bolsas y ojeras, el enrojecimiento, las arrugas, las líneas de expresión y la sequedad, entre muchos otros. Sin embargo, es complicado mantener una dieta que consiga equilibrar el nivel de todas estas sustancias en nuestro organismo.

En Q77+, tenemos a un equipo de expertos dedicados a priorizar la salud y el bienestar de las personas interviniendo lo más mínimo en la rutina diaria particular. Proporcionamos una gama de productos centrados en mejorar el aspecto de nuestra piel en todos los sentidos y en mantener el equilibrio que consigue un buen funcionamiento metabólico. Q77+ COLÁGENO es un suplemento nutricional compuesto por colágeno hidrolizado de la mejor calidad, ácido hialurónico y las vitaminas A, C y K, entre otros componentes básicos, para estimular la formación natural de colágeno y conseguir así el buen funcionamiento de los cartílagos, los huesos y la piel.