¿Por qué tomar los comprimidos Q77+?

TRATAMIENTO ANTIAGING... ¿Qué tan efectivo es?

El envejecimiento conlleva un descenso en forma progresiva de nuestra actividad y de nuestra capacidad de respuesta ante las dificultades, físicas y psíquicas. Al volvernos más vulnerables aumenta el riesgo de desarrollar infecciones, tumores y enfermedades crónicas como la osteoporosis o las demencias.

Son muy variados los mecanismos por los que envejecemos, pero lo más destacable es que nos oxidamos y se crea un proceso de inflamación lantente y silente que daña, fundamentalmente, el cerebro, hormonas y sistema inmunitario.

Los principales responsables de esta oxidación son los temidos radicales libres, que son moléculas que surgen del consumo de oxígeno, se crean como productos sobrantes e inestables y reaccionan con otras sustancias del interior de la célula para lograr estabilizarse, generando reacciones en cadena que destruyen proteínas, parte del código genético o lípidos, necesarios para la célula, deteriorando su rendimiento y facilitando su muerte.

Este proceso obliga a nuestro cuerpo a crear un mecanismo de defensa natural para luchar contra ellos, el sistema antioxidante celular, que utiliza diversos minerales y vitaminas como las C y E, entre otros para neutralizar los radicales libres.

Todos los organismos producen radicales libres. Actualmente se sabe que eliminarlos totalmente puede ser perjudicial. El problema se presenta cuando hay un exceso de radicales libres, de modo que los antioxidantes naturales presentes en el cuerpo no pueden contrarrestar su acción, lo que causa la muerte celular, el envejecimiento y hasta algunos tipos de cáncer.

Podemos ayudar a nuestro organismo a combatir estos radicales libres desde el exterior por distintos mecanismos, uno de ellos es ingerir determinados nutrientes o suplementos nutricionales, como son los comprimidos Q77plus REGENERATOR.

¿Qué objetivos persiguen los tratamientos antiedad actualmente?

Los tratamientos antienvejecimiento consiguen frenar el deterioro vital,reduciendo los radicales libres y los cambios hormonales que se producen con el paso del tiempo y controlando la inflamación subyacente.

A partir de una edad determinada nuestras glándulas hormonales ya no trabajan como cuando teníamos 30 años y los tratamientos antienvejecimiento compensan de forma natural esas pérdidas.

Contando con todo el conocimiento bioquímico, hormonal y la tecnología médica actual, sabemos que los tratamientos antienvejecimiento se realizan con todo el rigor científico y que logran compensar las deficiencias en nutrientes, oligoelementos y vitaminas de nuestro organismo. Reestructuran el equilibrio hormonal, estimulan la propia capacidad de defensa, refuerzan y apoyan todas las actividades vitales y controlan las reacciones producidas por el estrés.

Como resultado, al someternos a un tratamiento antienvejecimiento, mejoraremos nuestro equilibrio, aumentaremos nuestra fuerza física, mejorará de forma notable nuestra piel, que estará más hidratada y presentará un aspecto más juvenil, mejoraremos nuestra vida sexual, aumentando la libido y energía, presentaremos mayor resistencia a las infecciones y aumentará nuestra memoria y capacidad de trabajo. Tendremos mayor resistencia al estrés, mejoraremos la calidad del sueño y todo esto se traducirá en mayor sensación de bienestar y felicidad.