Cuidado del rostro a partir de los 40

Del mismo modo que tu estilo probablemente ha cambiado desde los años ochenta y noventa hasta ahora, tu complexión está ahora completa con distintas necesidades a las de cunado eras un veinteañero.

En esta etapa de la vida, es hora de cambiar el enfoque hacia la promoción del colágeno y la elastina: las proteínas dérmicas que mantienen una piel tersa. La producción de ambas proteínas se ralentiza a partir de la mitad de los 20 años, y es a partir de los 40 el momento de volverse incondicional para recuperar la vitalidad cutánea perdida. Incluso si has superado los 40, aún puedes hacer retroceder el reloj de tu piel y deshacer los signos de envejecimiento.

Es como poner el cuerpo en forma: solo porque no hayas hecho ejercicio antes, no significa que no puedas comenzar ahora y ver excelentes resultados. En este artículo compartimos los secretos que pueden revertir el daño causado en la piel y que cuidan del rostro a partir de los 40.

Características de la piel a partir de los 40

La piel más vieja experimenta la disminución de la producción de colágeno y elastina, los dos elementos responsables de la firmeza en la piel más joven. A medida que la piel envejece, se vuelve menos elástica, resultando en la formación de arrugas y flacidez. Tu piel también produce menos aceite natural, por lo que no puede "rellenar" esas líneas finas como solía suceder. Si bien es probable que no veas arrugas profundas y serias en los 40, puedes tener patas de gallo, manchas y una piel menos firme que hace 10 años. Si a tu edad adulta también fumaste, te expusiste excesivamente al sol o mantuviste una dieta poco saludable, es posible que tengas que lidiar con algunas líneas adicionales o manchas de edad.

Cuidado diario a partir de los 40

Tu rutina diaria siempre debe incluir un producto de protección solar o un maquillaje y una crema hidratante con protección solar adicional. Lávate la cara con un limpiador suave por la mañana y por la noche, o solo por la noche si tienes la piel excesivamente seca. Aplícate la crema hidratante después de lavarte o enjuagarte la cara por la mañana, y usa una crema regeneradora de noche después de la rutina de limpieza facial. Un tónico que no reseque también puede ayudarte a cerrar los poros y extraer la humedad de la superficie, haciendo que la piel se vea más tersa y suave.

Por otro lado, es importante que empieces a contar con suplementos nutricionales: éstos no solo te harán sentir con más vitalidad y energía sino que también te ayudarán a regenerar las proteínas dérmicas que has perdido a lo largo de los años. Puedes probar con suplementos de colágeno en sobres o con comprimidos regeneradores que contengan una buena combinación de extractos y activos que ayuden a restaurar tu piel y aporten una capacidad antioxidante considerable.

Cuidado semanal a partir de los 40

Exfoliar la piel una vez por semana si tienes la piel seca y hasta dos o tres veces por semana si tu cutis es graso puede ayudar a disminuir las líneas de expresión y ayudar a tu piel a absorber las mascarillas y cremas hidratantes.

Una mascarilla peel off te ayudará a deshacerte de las imperfecciones del rostro siempre y cuando contenga principios activos de calidad y en dosis considerables. Es uno de los mejores métodos para reafirmar la piel, despegar las células muertas y reducir las arrugas y líneas de expresión, logrando una piel más limpia, uniforme, luminosa y joven.

Productos recomendados a partir de los 40

Para lograr mejoras espectaculares necesitarás un tratamiento profesional, pero algunos productos de venta libre pueden producir cambios significativos en la piel. Los productos con Coenzima Q10 son ideales para reducir las arrugas, muchos extractos vegetales sirven para reducir el enrojecimiento y numerosos péptidos biomiméticos logran aumentar la protección antioxidante y evitar los procesos que desencadenan los radicales libres.

En Q77+ nos basamos en la continua innovación y gracias a nuestro gran equipo de expertos logramos la máxima eficacia de nuestros productos, por este motivo somos pioneros en el desarrollo de productos que cuidan al máximo la salud cutánea.

Ajustes en el estilo de vida a partir de los 40

Tu rutina de cuidado de la piel debe extenderse a la prevención, así como a la reparación y el mantenimiento. Si fumas, intenta abandonar este hábito lo antes posible. Si bien tu salud pulmonar es más importante que las profundas consecuencias de fumar en la piel, conocer las consecuencias estéticas puede darte un impulso adicional para dejar de fumar.

Por otro lado, es crucial protegerse del sol. La combinación de protector solar con gafas de sol y sombreros o gorras protege aún más contra los nocivos rayos UV.

Otros consejos que te ayudarán a prevenir el envejecimiento de la piel son dormir las horas suficientes y beber mucha agua.

 

Al considerar estos consejos para cuidar tu rostro a partir de los 40, debes recordar que el cuidado de la piel no se trata solo de la zona facial. Presta atención a otras zonas corporales como las manos y el cuello, ya que también son propensos a la sequedad y serán algunas de las primeras áreas en mostrar signos de envejecimiento.

También recuerda que el envejecimiento es un proceso natural pero que se puede ralentizar. Si consigues cambiar tu rutina y adaptar tu estilo de vida a esta nueva etapa pero todavía tienes algunas arrugas o líneas de expresión, no quiere decir que tu estrategia no esté funcionando. Sigue así y lograrás la piel más sana que tu cuerpo pueda obtener. Es importante que no olvides la importancia de cuidar tu piel y, si lo complementas con productos de Q77+, obtendrás sin duda los mejores resultados para cuidar de tu rostro contra la degeneración dérmica en esta nueva etapa.

Y recuerda… ¡Cada mes realizamos sorteos y ofertas exclusivas en nuestras Redes Sociales! Así que síguenos en InstagramFacebook y disfruta de nuestras promociones.