¿Cómo cuidar la piel en invierno?

El clima frío y los bajos niveles de humedad producen aire seco, que va restando  humedad a la piel durante el día. Sin un cuidado inmediato, la piel seca puede provocar grietas y hasta sangrado, y el fuerte viento propio del clima invernal empeora la situación. Además, el aire caliente de los espacios interiores todavía reseca más el ambiente.

La humedad adicional ayuda, pero es necesario contrarrestar estos efectos y mantener la piel con un aspecto joven y suave.

Consejos para cuidar la piel en invierno

Lávate siempre con agua tibia

Las duchas y baños calientes siempre sientan bien en el invierno, pero, en la medida de lo posible y especialmente cuando te laves la cara o las manos, escoge agua tibia para evitar eliminar los aceites naturales de la piel.

Escoge tu crema hidratante adecuadamente

Algunas cremas hidratantes de venta libre tienen ingredientes derivados del petróleo que, en realidad, pueden perjudicar y dañar todavía más la piel en los meses de invierno. Asegúrate de elegir una fórmula inteligente que tenga ingredientes naturales y nutritivos. Elige una solución a base de aceite en lugar de una a base de agua, ya que es más probable que ayude a tu piel a retener la humedad en el invierno.

Para la piel facial, puedes probar con la CREMA HIDRATANTE REGENERADORA de Q77+ ya que está formulada con ingredientes naturales e hidratantes como la manteca de karité, el aceite de rosa mosqueta y el ácido hialurónico, que ayudan a calmar la piel seca y con picazón.

Para la piel corporal, puedes probar con la CREMA HIDRATANTE CORPORAL de Q77+, que ofrece la hidratación más profunda en todo el cuerpo, con activos como la manteca de karité, la vitamina E, la coenzima Q10 y el ácido alfa lipoico que proporcionan la máxima regeneración de la piel del cuerpo y son de fácil absorción gracias a su elaborada textura.

Protégete bien del frío

Acostúmbrate a usar guantes y bufandas para proteger la piel de los vientos fríos, la lluvia y la nieve. Además, no olvides el protector solar si vas a exponerte a la luz del sol en lugares nevados o vas a permanecer mucho tiempo en espacios abiertos. El sol de invierno puede ser tan dañino como el sol de verano, por lo que aplicar una crema solar facial con un SPF alto es la mejor opción para evitar el posterior daño en la epidermis.

Humidifica los espacios interiores

Los sistemas de calefacción resecan mucho el ambiente, así que puedes considerar la opción de instalar un humidificador en los ámbitos donde vayas a pasar muchas horas y dispongan de calefactores o aires acondicionados. Así, devolverás la humedad al aire y evitarás que tu piel se reseque.

Lleva siempre contigo un travel kit

Durante los meses impredecibles del invierno, aunque te hayas hidratado antes de salir de casa, puede que al poco rato ya vuelvas a sentir sequedad en algunas zonas del cuerpo, sobretodo la cara y las manos como zonas más expuestas al frío. Es una buena idea disponer de las versiones de viaje de tus productos hidratantes favoritos, siempre a mano y en todo momento.

Como mínimo, recomendamos que siempre lleves encima un bálsamo labial, una crema hidratante facial de pequeñas dimensiones y una crema de manos. De esta manera, podrás controlar la piel hidratada incluso en los días más fríos.

Bebe mucha agua

Tendemos a beber menos agua en el invierno porque recurrimos a bebidas calientes como infusiones o café, pero no debemos olvidar que nuestra piel necesita hidratación por dentro y por fuera. Asegúrate de beber entre 2 y 3 litros de agua diarios, aunque sea de formas distintas: por ejemplo, un poco de agua tibia con limón puede ser muy refrescante e hidratante al mismo tiempo.

Hidrátate para la noche

Las áreas más secas como las manos, los pies, los codos y las rodillas tienen una piel delgada y tienden a perder la humedad más fácilmente que otras áreas del cuerpo. Considera la aplicación de una crema o bálsamo hidratante profundo en la piel por la noche y, en caso de necesidad, ponte guantes de algodón y calcetines para sellar la humedad hasta la mañana. De nuevo, la CREMA HIDRATANTE CORPORAL de Q77+, se convierte en una opción muy conveniente gracias a su gran contenido en manteca de karité, que hidrata profundamente las zonas más secas y difíciles.

Exfóliate con frecuencia

A menudo nos olvidamos de ayudar a que la piel se desprenda de las células muertas en el invierno, especialmente en nuestras manos. Sin embargo, la humedad no puede entrar si las células muertas son demasiado abundantes. Debes escoger una mascarilla exfoliante y utilizarla en la cara y en las manos. A continuación, hidrátate para obtener los mejores resultados.

Los lavados corporales exfoliantes también son muy útiles en los meses de invierno, pudiendo utilizarse distintas técnicas de exfoliación en función del tipo de piel. Para la facial te recomendamos el uso de la MASCARILLA REAFIRMANTE GOLD PEEL OFF. Con este producto lograrás despegar las células muertas en la epidermis y eliminar todo tipo de imperfecciones gracias a sus avanzados principios activos. Utilízala una vez a la semana y lograrás una piel lisa, hidratada y libre de impurezas.

Evita las toxinas, específicamente los alérgenos e irritantes

En particular, si tienes eczema, dermatitis o psoriasis, debes evitar los alérgenos e irritantes que pueden desencadenar un brote alérgico. Durante el invierno, la piel es mucho más frágil, así que evita las telas irritantes y los detergentes cargados de productos químicos, y utiliza limpiadores suaves e hidratantes diseñados para pieles sensibles.

 

Todos estos consejos  te van a ser útiles para lucir la piel más hidratada y luminosa durante los meses invernales. Es importante que los tengas presentes en todo momento para obtener los mejores resultados y, si los complementas con los productos de Q77+ obtendrás sin duda las mejores soluciones para cuidar de tu piel en el invierno.

Y recuerda… ¡Cada mes realizamos sorteos y ofertas exclusivas en nuestras Redes Sociales! Así que síguenos en InstagramFacebook y disfruta de nuestras promociones.